Brújula/Sin ánimo de fiesta

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 29 de 2014
2014-05-29 04:05 a.m.

Faltan apenas dos semanas para que suene el pitazo inicial en el partido entre Brasil y Croacia, que dará comienzo formal en São Paulo al Mundial de Fútbol. Sin embargo, a pesar de la cercanía de la fecha es evidente que los anfitriones del evento muestran muy poca emoción, como lo demuestra la ausencia de entusiasmo en las calles, en la nación más grande de América Latina.

De hecho, si algo ha caracterizado esta recta final antes de que ruede la pelota, son las protestas ciudadanas. En diversas localidades son notorias las protestas antes de la celebración de la Copa Mundo en tierra auriverde.

Y es que a pesar de que el equipo brasileño ha sido el más premiado en la historia del torneo o de que el balompié es casi una religión para vastos sectores de la población, en la presente oportunidad no hay ánimo de fiesta. El principal motivo es la percepción generalizada de que las obras realizadas llegaron con una injustificable factura de 11.000 millones de dólares.

Más inquietante aún es que una buena parte de los trabajos no se completaron y aquellos finalizados superaron de lejos el presupuesto inicial. En consecuencia, la sombra de la corrupción ha empañado todavía más el panorama, ante lo cual incluso Dilma Rousseff planea tener un perfil bajo en la competencia.

Que eso ocurra en plena campaña electoral parecía impensable hasta hace poco. No obstante, el riesgo de una silbatina descomunal en la fecha de la inauguración convenció a la Presidenta de que el silencio es la mejor salida.

Actitudes como esa no dejan de inquietar a los operadores turísticos, ahora que se acerca la hora cero. Ante tanta manifestación, no falta quien se pregunte si la tradicional hospitalidad brasileña va a estar ausente en un Mundial que, cada vez, menos quieren.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado