Brújula/Las antenas bien puestas

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 22 de 2014
2014-12-22 07:19 a.m.

Ningún analista esperaba realmente que en su sesión del viernes pasado –la última del año– la junta directiva del Banco de la República decidiera elevar la tasa de interés que les cobra a los intermediarios financieros por darles liquidez. Aún así, existía una gran expectativa en torno a lo que dijera el comunicado expedido por el Emisor.
La razón es la gran volatilidad que ha afectado a diferentes mercados, desde el de productos básicos, pasando por el cambiario, hasta el de acciones. En cuestión de semanas, los inversionistas institucionales han tenido que reajustar sus expectativas, pues lo que se veía como factible, ya no lo es.
En medio de tanta incertidumbre, el pronunciamiento de la entidad fue bien recibido. Para comenzar, porque ratifica que la mejor opción es la estabilidad, al mantener el costo de sus fondos en el 4,5 por ciento anual.
No menos importante es su parte de tranquilidad con respecto a la inflación, que en las mediciones más recientes había mostrado una propensión al alza. De acuerdo con el Banco, “la desviación respecto al punto central de 3 por ciento es temporal y se explica fundamentalmente por la corrección de caídas transitorias en algunos precios en el pasado y por aumentos temporales en otros”.
Lo anterior no quiere decir que se pasen por alto los fuertes altibajos observados. En cuanto al petróleo, se reconoce la descolgada en su cotización y se señala que “la incertidumbre sobre la cotización futura de este bien básico es elevada”. Igualmente, se acepta que lo visto puede afectar negativamente el crecimiento del ingreso nacional.
Por otro lado, el Emisor señala que el crecimiento de la economía durante el tercer trimestre del año resultó ser inferior a lo que calculaba, ante la falta de dinámica de sectores como la industria. A pesar de ello, factores como la confianza del consumidor siguen bien.
En lo que hace a la tasa de cambio, el mensaje es que habrá un seguimiento cercano, aparte de la suspensión de más compras de dólares. En la rueda de prensa quedó claro que la entidad se reserva el derecho de intervenir mediante la venta de divisas, si las condiciones del mercado cambiario lo ameritan.
Pero mientras ese momento llega, lo que quedó en el ambiente es que el Banco está atento a lo que suceda. Y en ese sentido, lo que entendieron los observadores es que no habrá espacio para desbordamientos sorpresivos.

ricavi@portafolio.co


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado