Brújula / Del árbol caído...

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 19 de 2011
2011-05-19 01:04 a.m.

 

Al tiempo que Dominique Strauss-Kahn sigue recluido en una prisión neoyorquina y sus carceleros le han puesto vigilancia especial ante el peligro de un suicidio, en Washington ya comenzaron a moverse las fichas del ajedrez.

Y es que la caída en desgracia del director-gerente del Fondo Monetario Internacional, acusado de siete delitos de naturaleza sexual, ha dejado libre el campo para sucederlo. Sin embargo, en contra de lo que ha sido tradicional, no parece asegurado que el alto cargo quede en manos de un europeo. Si bien es seguro que los representantes del Viejo Continente en la entidad multilateral harán todo lo posible para impedirlo, hay una tendencia notoria para promover la designación de alguien del llamado tercer mundo.

Las razones en favor de que eso pueda ser así son varias. Para comenzar, la gran mayoría de las 187 naciones que integran el FMI pertenecen al grupo de economías en desarrollo, el mismo que está jalonando la economía global. Esa importancia en auge fue reconocida por el propio Strauss-Kahn, quien logró impulsar una reforma para equilibrar más las cargas dentro de la entidad.

Más allá de sus errores de carácter, el ex ministro francés supo utilizar sus habilidades políticas para ganar adeptos entre los países emergentes. No obstante, los opuestos a la idea señalan que la zona del planeta que requiere actualmente la mayor atención es, precisamente, la europea.

Bajo esa óptica, el elegido tiene que moverse a sus anchas en las diversas capitales, con el fin de apoyar un rescate que todavía no ha terminado del todo.  Otros, en cambio, dicen que lo ideal sería abrir el proceso a todo tipo de candidatos y que sea escogido el mejor. Ojalá ese sea el camino a seguir.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado