Brújula / Un arranque menos fuerte

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 17 de 2013
2013-02-17 10:27 p.m.

Uno de los factores que más ha caracterizado a la economía colombiana en los últimos tiempos ha sido el buen de- sempeño de la inversión extranjera directa. Y es que no solo el país aparece como uno de los sitios más atractivos de América Latina para el arribo de capitales, sino que las marcas sobre el dinero que ingresa se han superado con regularidad.

Así, por ejemplo, volvió a ocurrir en el 2012. Según estimativos del Departamento Nacional de Planeación, la cifra habría superado los 15.000 millones de dólares, mientras que la de la balanza cambiaria que elabora el Banco de la República –y que mide tan solo movimientos de efectivo– llegó a 16.679 millones de dólares.

Y aunque el optimismo en torno al 2013 se mantiene, existe la impresión de que no será un periodo de récords. Así por lo menos lo sugieren los registros hasta el 31 de enero, de acuerdo con el Emisor.

De tal manera, el acumulado en el primer mes llegó a 1.313 millones de dólares, inferior en 18 por ciento -equivalente a 293 millones de dólares- al de igual periodo del año pasado, e incluso menos que el correspondiente al 2011.

La causa de la caída está repartida entre petróleo, minería e hidrocarburos -cuyo descenso fue de 136 millones de dólares- y otros sectores, con una reducción de 157 millones. No obstante, teniendo en cuenta que el primer ramo pesa mucho más que el segundo en el total, el mensaje es que las llamadas industrias extractivas han acusado mejor el golpe que otras actividades.

Ante lo sucedido, la pregunta que se hacen los analistas es si el bache observado muestra un cambio de tendencia. En respuesta se podría decir que no, pues los volúmenes son todavía elevados. Además, es claro que existe tiempo de sobra para que en los meses siguientes se compense el faltante.

Aun así, hay que prestarles atención a las quejas que se escuchan, particularmente en el área de la minería, sobre la pérdida de competitividad relativa del país. A lo anterior hay que agregar que el carbón ya no luce tan atractivo como antes, por cuenta de la baja en los precios internacionales y los líos ambientales y laborales que han golpeado a las dos firmas más grandes.

Sea como sea, es bueno tomar en consideración la luz de alerta que se enciende. Si bien el color de la misma es pálido, hay que monitorear un indicador que es importante para la marcha de la economía colombiana.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado