Brújula/Un baldado de agua fría

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 12 de 2014
2014-01-12 06:05 p.m.

La semana pasada se sintieron en Estados Unidos dos oleadas de frío. La primera corrió por cuenta de los vientos provenientes del Polo Norte, que llevaron las temperaturas en buena parte del país a mínimos históricos. La segunda le correspondió al Departamento de Trabajo, cuyo reporte sobre la marcha del mercado laboral ‘congeló’ las expectativas de que las cosas están mejorando.

Y es que a pesar de que la tasa de desempleo descendió hasta el 6,7 por ciento, hubo una gran decepción entre los analistas. El motivo es que la economía más poderosa del planeta apenas agregó 74.000 plazas en el último mes del 2013, casi una tercera parte del número esperado. Tan mediocre desempeño dejó en claro que hubo un exceso de optimismo en quienes declararon que lo peor había quedado atrás.

Es verdad que el clima invernal jugó un papel en ciertos sectores como el de la construcción, pues un número importante de contrataciones se suspendió temporalmente, pero hay otros motivos de inquietud.

Uno de los principales es que la tasa de participación en la fuerza de trabajo continúa disminuyendo. A primera vista, se puede pensar que esto es el reflejo del envejecimiento paulatino de la población, pero causa curiosidad que el retroceso más grande se dio entre quienes están en el rango de 45 a 54 años de edad. En otras palabras, existe la impresión de que un número importante de personas simplemente se cansó de buscar ocupación.

Ante tales señales, suenan las voces que preguntan si el Banco de la Reserva Federal se anticipó demasiado a dar de alta al paciente, cuando sus signos vitales no son los mejores. Como se recordará, la entidad anunció el desmonte gradual de su política de inyectarle liquidez a la economía, la cual comenzará a ser puesta en práctica este mes.

La inquietud coincide con el cambio de titular en la institución ante la llegada de Janet Yellen al cargo, el próximo primero de febrero. Si bien esta formaba parte del equipo de su predecesor, Ben Bernanke, sin duda, tiene posturas particulares sobre el camino a seguir.

Mientras la incertidumbre se resuelve, no faltan aquellos que piden calma. Según esta postura, un mal dato no necesariamente es concluyente y puede ser incluso corregido. Así sucedió con la creación de empleos en noviembre, que originalmente había sido calculada en 203.000 y subió a 241.000. Ahora puede pasar algo similar.

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado