Brújula / Barato que sale caro

Los tratados de libre comercio son una necesidad de Colombia, que había vivido de espaldas a la realidad internacional durante años.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 31 de 2013
2013-10-31 03:38 a.m.

Estos benefician al consumidor que tiene posibilidad de acceder a más productos y mejores precios.

Los acuerdos son, además, herramientas que, en poder de las empresas y del Estado, deben generar oportunidades económicas para el país.

Los TLC van más allá.

También son una puerta por la que distribuidores y comercializadores traten de ganar espacio en el mercado local, en ocasiones ofreciendo costos más bajos que los que se cotizan localmente.

Pero a veces lo barato sale caro. El servicio técnico, por ejemplo, es más que un call center para recibir quejas y reclamos.

Es toda una filosofía que han implantado muchas empresas en nuestro país para que los profesionales en Colombia puedan manejar de la manera adecuada, productos especializados que requieren un conocimiento y un uso muy determinado para poder ser utilizado correctamente.

Por ejemplo, en el caso de los químicos usados como materia prima, es necesaria la adecuada capacitación en su utilización.

En el de materiales de construcción, bien vale la pena que se revise la calidad, el cuidado en almacenamiento y transporte de insumos como el cemento o el hierro importado, para garantizar que estos otorguen seguridad.

Además, es claro que sus proveedores deben ofrecer el respaldo técnico adecuado a los constructores y usuarios de las edificaciones.

Olvidarse de aspectos como ese y hablar solo de precios es jugar en contra del proceso de calidad y correcto uso de los materiales que se utilizan en todos los sectores de la economía. No hacerlo puede llevarnos a errores de consecuencias gravísimas.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado