Brújula/ Con brazos más abiertos

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
febrero 04 de 2015
2015-02-04 12:41 a.m.

Los colombianos se han quejado tradicionalmente sobre la dificultad que significa entrar a otros países, en particular a aquellos que solicitan el requisito de la visa. Dependiendo del Estado que da el permiso, el trámite va desde simple hasta complejo, con las combinaciones imaginables de tiempo y costo.

Las cosas son tan complejas a veces, que más de un analista afirma que la reticencia de los ejecutivos a la hora de hacer negocios en otras latitudes tiene que ver con este tipo de barreras.

Quizás por ello el anuncio de que la Unión Europea eliminará en cuestión de meses el antipático documento, al menos para tener acceso a lo que se conoce como el espacio Schengen, ha sido tan bien recibido por la ciudadanía.

Pero una historia menos conocida tiene que ver con otra realidad irrefutable. Colombia no es el sitio de más fácil acceso, al menos para aquellos nacidos en Asia, África o el Medio Oriente. Y es que nosotros también la pedimos visa a quienes nacieron en una larga lista de países del llamado tercer mundo.

Esa actitud no solo puede ser interpretada como discriminatoria, sino que va en contra de las corrientes recientes de inversión y comercio. A medida que las economías emergentes generan una proporción cada vez más alta de la riqueza global, también se presentan oportunidades de negocios que hacen indispensable una mayor apertura.

En tal sentido, hay que elogiar la firma de una resolución que viene de hacer el Ministerio de Relaciones Exteriores, la cual permite el arribo al país de personas oriundas de China, India, Tailandia y Vietnam, siempre y cuando estas posean un visado Schengen o estadounidense. La alternativa, que es de sentido común, simplifica todo y muestra una actitud mucho más abierta que la que normalmente hemos tenido.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado