Brújula/De caída en caída

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 11 de 2014
2014-12-11 04:50 a.m.

¿A dónde irá a parar el precio del petróleo? Esa es una pregunta que nadie se atreve a contestar con certeza, en medio de un mercado en el cual la volatilidad es la norma. Y es que lo primero que tiene que aparecer es un piso, algo que no sucede aún y que se puede demorar algún tiempo considerable.

Así quedó confirmado otra vez este miércoles, después de que la cotización de la variedad WTI del crudo cayó 4,5 por ciento. Si hasta hace unos días el límite parecía ser de 65 dólares el barril, ahora está en cerca de 60 dólares.

En la presente oportunidad, la descolgada tuvo que ver con la declaración hecha por la Opep, el cartel de productores que aporta cerca de la tercera parte del consumo global. La organización reconoció que la demanda es débil y que posiblemente baje sus despachos a menos de 29 millones de barriles al día.

Detrás de esa aceptación, el mensaje es que hay un exceso de capacidad considerable. Además, los inventarios están en niveles muy elevados y, por lo tanto, la oferta abundante no se va a detener pronto.

Las consecuencias de esa impresión se han notado en las bolsas de valores. Otra vez las acciones de las firmas dedicadas al negocio de los hidrocarburos, registraron fuertes descensos. Colombia no se salvó de esa oleada como lo demostró el caso de Ecopetrol y otras empresas del ramo, cuyos títulos fueron vapuleados por los inversionistas.

En medio de la tormenta, unas pocas voces llaman a la sensatez. El Premio Nobel de Economía, Michael Spence, señaló que hay una sobrerreacción que eventualmente será corregida.

Pero pocos quieren las advertencias. Tal como en las corralejas, la estampida se ha producido y no será la sensatez la que se encargue de controlar la desbandada en el mercado petrolero.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado