Brújula/ Una caída que no se detiene

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 08 de 2015
2015-07-08 01:15 a.m.

Nadie esperaba milagros. Aun así, es difícil no sorprenderse por el pésimo dato de las exportaciones en mayo, cuando estas cayeron 39 por ciento, lo cual equivale a un bajón de 2.137 millones de dólares en un solo mes.

Por cuenta de lo sucedido, el ritmo de descenso en lo que va del 2015 es ahora mayor. Según el Dane, las ventas externas del país en los primeros cinco meses del año ascendieron a 16.014 millones de dólares, una diferencia de 7.287 millones que posiblemente continuará aumentando en el futuro cercano.

El motivo principal es que ningún segmento va bien. Es verdad que la causa primordial de lo ocurrido es la descolgada en el precio del petróleo, que golpea directamente al renglón más importante de todos. Pero esa no es la única luz roja que se enciende en el tablero.

Por ejemplo, en mayo también se presentó una contracción importante en el capítulo de productos agropecuarios, alimentos y bebidas; al igual que en el de manufacturas. El asunto es muy sensible, pues la expectativa es que ante la nueva realidad de la tasa de cambio, debería presentarse un repunte en ambos frentes. Pero la evidencia es otra.

Hay explicaciones puntuales, claro. La huelga de Cerro Matoso se sintió sobre los despachos de ferroníquel, mientras que las restricciones aplicadas por Ecuador afectan a segmentos como el de vehículos. Por su parte, el café se mueve en otras aguas como lo muestra la disminución en el valor de la libra del grano, que se nota en el valor de las exportaciones, que empezaron a caer.

Sin embargo, más allá de las razones que se den, las cosas no andan bien. Aun si las compras del país disminuyen, parecería que el déficit comercial seguirá al alza. Y eso no es bueno para una economía con un desequilibrio externo que ya genera nerviosismo.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado