Brújula / Cambio de tendencia

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
abril 20 de 2015
2015-04-20 05:51 a.m.

Los vientos cruzados en el mercado petrolero siguen en actividad. Así volvió a quedar demostrado la semana pasada, cuando las cotizaciones del crudo llegaron a alcanzar su precio más alto en lo que va del año. Si bien el viernes tuvo lugar una pequeña corrección, ello no cambió el ánimo de los analistas.
A primera vista no hay elementos nuevos. Los inventarios en Estados Unidos continúan subiendo, lo cual es un síntoma de que la oferta todavía supera con amplitud a la demanda.
Adicionalmente, un reporte proveniente de Arabia Saudita reveló que el primer productor global está bombeando más que antes. Como si eso fuera poco, si las negociaciones sobre el tema nuclear con Irán llegan a feliz término, habría otro jugador importante en acción.
No obstante, la situación de bajos precios mundiales está ocasionando estragos tangibles. Uno de los indicadores más seguidos tiene que ver con el número de plataformas de perforación en funcionamiento en Norteamérica. El conteo es importante porque una disminución sugiere que la capacidad futura de producción se verá afectada.
Y disminución es lo que ha ocurrido. Según la estadística más reciente, las plataformas bajaron de 800, la menor cantidad desde hace casi cinco años y cerca de la mitad que en igual época del 2014. Dado el descenso, es de esperar que cuando los pozos que están operando actualmente comiencen a declinar, el crudo disponible para venta o almacenamiento disminuya.
Palabras más, palabras menos, eso es de lo que se desprende de lo dicho el pasado 14 por la Agencia Internacional de Energía, uno de los faros del sector. La entidad afirmó que en mayo el ritmo de extracción estadounidense retrocederá en unos 57.000 barriles diarios.
Dicha cantidad es relativamente pequeña, pero implica un cambio de tendencia significativo. En el caso más extremo llevaría a pensar que el factor individual que más alteró el mercado petrolero en estos meses, como fue el auge estadounidense, ha tocado techo.
Lo anterior no quiere decir que un regreso a las épocas de 100 dólares por barril esté garantizado. De hecho, el organismo mencionado afirma que el camino apunta hacia los 80, pero al cabo de varios años. Aun así, es clave que el escenario más catastrófico se vea lejano, algo que importa mucho para Colombia, que sigue pagando los platos rotos que le dejó la descolgada en las cotizaciones de los hidrocarburos.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado