Brújula / Un cambio en la tendencia

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
julio 10 de 2013
2013-07-10 05:22 a.m.

El titular más obvio es el que salta a la vista: las exportaciones colombianas volvieron a caer en mayo por cuenta del mediocre desempeño de las ventas del capítulo combustibles y productos de las industrias extractivas.

Según lo dicho por el Dane ayer, la disminución fue del 2,5 por ciento, con lo cual el acumulado del 2013 muestra un retroceso del 6,3 por ciento.

En cifras concretas, la suma facturada va en 24.286 millones de dólares, lo cual deja un rezago superior a los 1.600 millones de dólares frente a lo registrado entre enero y mayo del año pasado. Recuperar el faltante no será fácil, pues si bien el ramo de manufacturas muestra un pequeño repunte, este no parece ser suficiente para compensar el relativo enfriamiento en los precios de los productos básicos.

No obstante, lo visto en mayo revela que el ritmo de caída se ha aminorado. La causa principal es que, medidas en volumen, las exportaciones de petróleo siguen subiendo.

Si, tal como ocurre en estos días, las cotizaciones toman un segundo aire como consecuencia de factores políticos –como la crisis en Egipto– sería posible esperar una mejoría.

Tales cálculos parten del supuesto de que la producción interna de hidrocarburos no se verá afectada por nuevos casos de ataques terroristas contra la infraestructura de oleoductos. Igualmente es clave que el segundo renglón de ventas –el carbón– tampoco sufra tropiezos.

En tal sentido, generan inquietud los vientos de huelga que podrían afectar los despachos de la firma Drummond.

Pero más allá de reconocer tales peligros, el mensaje es que el declive es menor que antes. Y si se logra una combinación de buenos precios y consecución de metas de producción, el segundo semestre de las exportaciones debería ser mejor que el primero.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado