Brújula/ Cemento agrietado

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
abril 02 de 2013
2013-04-02 05:21 a.m.

Un nuevo síntoma sobre la desaceleración que afecta a la industria colombiana se conoció a finales de la semana pasada, cuando el DANE publicó los datos más recientes sobre el ramo cementero. Según la entidad, la producción del material cayó casi 5 por ciento en febrero, mientras que los despachos descendieron en algo menos del 3 por ciento.

Semejante comportamiento puede sonar sorpresivo si se tienen en cuenta los pronunciamientos gubernamentales sobre el impulso que se le quiere dar al sector de la construcción. El presupuesto para el desarrollo de infraestructura no tiene precedentes y en consecuencia debería notarse en la marcha de los proveedores de insumos.

Pero, ese no es el caso. Si bien el canal de ‘constructores y contratistas’ mostró un alza del 3 por ciento, el de ‘comercialización’ tuvo una contracción del 5,7 por ciento. Eso quiere decir que la actividad edificadora está pasando por un mal momento, pues áreas como la vivienda no andan bien.

Y a la hora de encontrar en dónde se viven momentos difíciles, basta con mirar ciertos mercados. En este sentido, salta a la vista que Bogotá tuvo una descolgada del 15 por ciento en entregas, que se suma a otros indicios preocupantes sobre la capital. Tampoco le va bien a Antioquia o al Cesar, pero su peso específico en el agregado es menor que en el caso del Distrito.

Lo sucedido en febrero se suma al bajón observado en enero, con lo cual las cifras del primer bimestre dejan mucho que desear, pues la caída acumulada va en el 6,1 por ciento. Esa es una mala noticia para las manufacturas, pero también para el empleo, pues hace pensar que una locomotora que necesita mantener una buena velocidad, se está frenando. Y hacer que la máquina se mueva será cada vez más difícil.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado