Brújula / Un comienzo en reversa

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 28 de 2013
2013-02-28 12:15 a.m.

Es todavía muy temprano para dar un parte sobre la realidad del sector de la construcción, cuya dinámica debería servir para compenzar la ralentización de la locomotora minera en el 2013. Sin embargo, las primeras señales no son las más alentadoras.

Así lo dejó en claro el Dane, cuando informó ayer que la producción de cemento gris tuvo una disminución del 7,3 por ciento en enero, en relación con el mismo periodo del año pasado. Como si eso fuera poco, los despachos del material cayeron en 3,6 por ciento, siendo notoria la descolgada de los hechos en Bogotá, con casi 20 por ciento.
Semejante desempeño no deja de tener visos inquietantes, pues sugiere que un ramo clave no ha levantado cabeza. La razón es que ninguno de sus dos componentes muestra signos de experimentar una mejoría.

Por una parte, la percepción es que el ramo edificador continúa de capa caída, sobre todo por cuenta de la Capital de la República. Sin desconocer que el programa de casas gratis que financia el Gobierno Nacional sirvió para enmendar la plana en ciertas mediciones, es posible que este no se note tanto, si los otros segmentos de la vivienda siguen deprimidos.

Por otro lado, el capítulo de las obras civiles sigue a la espera de que comiencen a operar las cosas en tres frentes. El primero es el programa de obras de infraestructura vial anunciado por el Ejecutivo, sobre todo por cuenta de las licitaciones adjudicadas a finales del 2012. El segundo tiene que ver con los dineros de las regalías, que todavía muestran un bajo nivel de educación. Y el tercero son las obras de las administraciones municipales.

Si tales frentes no se mueven, el impacto para la economía será notorio. Hay tiempo de enmendar la plana, pero el arranque es preocupante.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado