Brújula/El contraste permanece

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 22 de 2013
2013-09-22 03:47 p.m.

Desde hace un tiempo, hay dos sectores que se encuentran estrechamente relacionados, pero que avanzan por sendas diferentes. Ese es el caso de la industria y el comercio, cuyas realidades contrastan ampliamente. Mientras la primera muestra cifras en rojo o apenas llega al equilibrio, el segundo avanza –a veces más y otras menos rápido–, pero va hacia adelante.

Así volvió a ocurrir en julio, según lo informó el Dane el viernes. De acuerdo con la entidad, la producción manufacturera logró un tímido avance del 0,2 por ciento, con respecto al mismo periodo del 2012. De los 48 subsectores analizados, 25 mostraron un retroceso.

Como si lo anterior fuera poco, el acumulado del año no va bien. En los primeros siete meses del 2013 la contracción llega al 2,9 por ciento y afecta a dos terceras partes de los ramos a los que se les hace seguimiento.

Dentro de las actividades que evolucionan mal se destacan las industrias de vehículos, con una caída del 16,3 por ciento, los minerales no metálicos (-4,9 por ciento), papel, cartón y sus productos (-8,3 por ciento), confecciones (-9,8 por ciento), hierro y acero (-9,3 por ciento) e ingenios (-6,5 por ciento). Si bien hay una cuantas áreas que caminan relativamente bien, como es el caso de otros productos alimenticios, estas son la excepción y no la norma.

En cambio, el comercio experimenta un ritmo aceptable. En julio las ventas subieron 5,4 por ciento en términos reales y para el 2013 la cifra es del 3,4 por ciento (si se excluyen automóviles y motocicletas, el dato sube al 4,3 por ciento). Es verdad que con tales guarismos difícilmente se podría hablar de una situación de auge, pero es indudable que hay una expansión en marcha.

Que las cosas son radicalmente diferentes en uno y otro frente, es algo que se nota en el comportamiento del empleo. De tal manera, en la industria se registra una caída del 2 por ciento en el personal ocupado, entre enero y julio. A su vez, entre los comerciantes minoristas tuvo lugar un crecimiento del 4,3 por ciento en las nóminas.

Semejante disparidad no deja de causar preocupación entre los analistas. Si bien es cierto que las cifras de la economía mejoraron al cierre del primer semestre, es necesario que haya un mayor equilibrio en ciertas cuentas, pues a pesar de que la demanda interna se comporte aceptablemente, es claro que esta no beneficia en igual proporción a los productos nacionales.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado