Brújula / El costo de la polarización

Aun para quienes siguen de cerca la política en Estados Unidos y saben de la polarización que aparta al Partido Demócrata y al Republicano, el capítulo que comenzó a escribirse el lunes pasado raya en los límites del absurdo.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 02 de 2013
2013-10-02 04:31 a.m.

Y es que la falta de un acuerdo entre la Cámara de Representantes y el Senado norteamericano en torno al presupuesto que debía entrar en vigencia ayer, obligó al cierre parcial del Gobierno federal y al descanso obligatorio de cientos de miles de empleados públicos.

La razón formal es que no existen las partidas aprobadas para incurrir en gastos de personal y otros relacionados con diferentes servicios.

Pero detrás de esa situación hay una confrontación a cerca de la reforma en salud que impulsó en su momento Barack Obama, la cual se quedaría sin fondos, si la mayoría republicana en la Cámara impone su voluntad.

Como los demócratas que controlan el Senado piensan otra cosa, existe aquello que los politólogos conocen como un impasse.

En sus primeras 24 horas los efectos de la falta de un acuerdo fueron relativamente imperceptibles. Es cierto que quienes tuvieron que hacer gestiones en diferentes oficinas no encontraron las personas que los atendieran o que la mayoría de los monumentos en Washington se vieron obligados a cerrar sus puertas.

Pero aun así, la bolsa ignoró la situación y, de hecho, las acciones tuvieron una jornada al alza.

El inconveniente puede llegar más tarde si un entendimiento se demora. Por ejemplo, el no pago del salario a tanta gente afectaría el consumo.

No menos importante es la cercanía del 17 de octubre, fecha en la cual tiene que subirse el techo de la deuda pública para que Estados Unidos no entre en una moratoria. Dado el ambiente de pugnacidad, el peor escenario ahora se ve posible.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado