Brújula / Crisis en el aire

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
agosto 24 de 2012
2012-08-24 03:59 a.m.

Los pasajeros de transporte aéreo enfrentan precios más altos, menos opciones y naves abarrotadas, mientras las aerolíneas aumentan su número de plazas o eliminan rutas, luchando por mantener los beneficios y rebajar el impacto de los precios del combustible.

Según la Asociación de Aerolíneas Europeas, la capacidad entre sus miembros se redujo en 4,6 por ciento en el primer semestre del 2012, en comparación con el año anterior.

Pero ese declive llega tras un aumento de casi 23 por ciento entre el 2004 y el 2011, impulsado por nuevas naves ordenadas por las compañías cuando la demanda era mucho más fuerte.

“Tenemos una sobrecapacidad del 10 al 20 por ciento en Europa, en función del número de asientos ofrecidos”, dijo Philipp Goedeking, director gerente y experto de aerolíneas en la consultora AlixPartners.

Por ejemplo, la alemana Lufthansa elevó más de 50 por ciento su capacidad entre el 2007 y el 2011, impulsada por la adquisición de empresas como Brussels Airlines y Austrian Airlines.

El segmento de bajo costo ha crecido incluso más rápido. La irlandesa Ryanair sumó 72 por ciento más de asientos, y su rival británica EasyJet creció 59 por ciento.

Muchas aerolíneas se están centrando en eliminar algunas de sus rutas menos rentables, especialmente vuelos cortos a ciudades menores en Europa, lo que afecta a los viajeros que dependen de los aeropuertos regionales.

Datos de los organismos de la industria IATA e ICAO muestran que los precios de los billetes a nivel mundial subieron 1,4 por ciento entre el 2005 y el 2010, tiempo durante el cual el precio del crudo –un factor clave para los costos de las aerolíneas– subió en más de 40 por ciento.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado