Brújula / Las cuentas definitivas

Con la presentación que hizo ayer el Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, de las cifras fiscales al cierre del 2013, quedó claro que las cuentas públicas se siguen comportando bien.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
abril 25 de 2014
2014-04-25 04:41 a.m.

Y es que mientras en el mundo un buen número de naciones siguen pasando trabajos para ordenar la casa, la historia de Colombia es bien diferente.

Para comenzar, el saldo en rojo continúa disminuyendo.

De tal manera, el año pasado el faltante fue de 6,7 billones de pesos, en el caso del sector público no financiero.

Dicha cifra es inferior en más de 600.000 millones de pesos a lo presupuestado inicialmente, con lo cual se logró superar la meta fijada.

Como proporción del Producto Interno Bruto el desfase equivale al 0,9 por ciento, una décima menos que lo planeado en un comienzo.

En lo que hace al Gobierno Central, el reporte también es alentador y se encuentra en línea con lo programado.

El parte de tranquilidad es destacable si se tiene en cuenta que los gastos de funcionamiento crecieron en 13 por ciento y la inversión llegó a 23,4 billones de pesos –con un alza del 18 por ciento–, que es el monto más alto de la historia.

En contraste, lo pagado por intereses de la deuda se redujo de forma notoria.

Al mismo tiempo, los ingresos se comportaron bien, encabezados por el recaudo tributario que superó los 100 billones de pesos. Una ayuda importante provino de los recursos de capital, por cuenta de los dividendos más altos pagados por Ecopetrol.

Sin entrar en más detalles, el mensaje es que Colombia pudo gastar más y a la vez reducir su déficit fiscal, una historia que pocos pueden contar.

Ahora que la bonanza de los bienes primarios empieza a pasar, la pregunta es si continuar por esa senda es sostenible en el futuro cercano.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado