Brújula/Cuentas por pagar

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 03 de 2014
2014-07-03 04:38 a.m.

El reporte hecho por el Banco de la República, respecto a las obligaciones crediticias que tiene Colombia en el exterior, no dejó de generar cierta inquietud entre los conocedores. La razón es que el ritmo del endeudamiento se ha acelerado en las mediciones más recientes.

De acuerdo con el informe, las acreencias llegaron a 94.620 millones de dólares al cierre de marzo, con un incremento del 15,9 por ciento frente al mismo periodo del 2013. La suma total equivale al 23,9 por ciento del Producto Interno Bruto –un nivel que es considerado manejable–, si bien en 12 meses el alza fue superior a dos puntos porcentuales.

En general, tanto el sector público como el privado tuvieron una evolución muy similar. En lo que tiene que ver con el primero, los expertos señalan que la percepción de que las tasas de interés internacionales subirían hizo que se adelantaran algunas operaciones, con énfasis en los vencimientos a largo plazo.

A su vez, entre la comunidad empresarial, el sector financiero y el real siguieron usando el crédito con largueza. Sin desconocer que algunos márgenes de riesgo mostraron tendencia a subir, al igual que el peligro de una devaluación, el diferencial de costos entre adquirir compromisos en pesos y dólares continúa beneficiando a estos últimos.

No obstante, hay voces que siguen recomendando mesura. Más allá de que la tasa de cambio se haya apreciado recientemente y de que el nerviosismo sobre una salida masiva de capitales de las economías emergentes careciera de fundamento, hay ciertos desajustes en las cuentas externas de Colombia que son más notorios.

Dada la posibilidad de que los desequilibrios ocasionen ajustes súbitos en los precios de las monedas, el consejo es el de ser prudentes, pero falta ver si esas admoniciones son escuchadas o no.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado