Brújula/No es por dar envidia

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 24 de 2014
2014-07-24 07:11 a.m.

Este miércoles, el Dane dejó en claro que hay un sector de la economía colombiana que está viviendo un llamativo repunte, que debería ser saludado por los dirigentes gremiales que lo representan. Se trata del comercio al por menor, cuyas ventas reales en mayo tuvieron un incremento del 8,1 por ciento.

Adicionalmente, la expansión del empleo generado por el ramo fue del 2,4 por ciento.

Las causas de tan buen desempeño fueron varias. Entre los sectores que registraron alzas notables se encuentran electrodomésticos, muebles para el hogar y equipo de informática y telecomunicaciones para uso personal o doméstico, con 22 por ciento; alimentos y bebidas no alcohólicas, con 6 por ciento; repuestos, partes, accesorios y lubricantes para vehículos, con 13,8 por ciento, y vehículos automotores y motocicletas, con 7,7 por ciento.

Semejante comportamiento es una ratificación más del buen momento que está viviendo la economía, con una demanda vigorosa impulsada por el buen apetito de los consumidores.

Diferentes circunstancias, entre las que se pueden incluir la disminución en el índice de desempleo y las tasas de interés relativamente bajas, tienen mucho que ver con lo sucedido.

Frente a ese comportamiento, hay que hacer comparaciones odiosas, pero necesarias. La misma entidad reportó que también en mayo el crecimiento de la industria fue de un pálido 2 por ciento, con lo cual el acumulado del 2014 va en 2,5 por ciento.

Tal cifra, a decir verdad, no da para hacer ferias y fiestas. Una vez más es claro que hay una gran dicotomía, pues si el nivel de compras de artículos es elevado, este no está beneficiando a las manufacturas nacionales. Por tal motivo, no vale la pena afirmar que la crisis fabril terminó. Porque no es cierto.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado