Brújula/Un dato positivo

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 30 de 2014
2014-01-30 11:36 p.m.

La principal justificación que ha tenido el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos para empezar a desmontar, de forma gradual su política de compra de bonos, con el fin de inyectarle liquidez al sistema financiero, ha sido la impresión de que la salud de la economía norteamericana está mejorando.

Dicha postura fue confirmada ayer por los datos oficiales, según los cuales el Producto Interno Bruto del país del norte aumentó a un ritmo del 3,2 por ciento anual en el último trimestre del 2013. Para todo el año, la cifra fue del 1,9 por ciento.

Si bien tales guarismos no son necesariamente impresionantes, varias cosas son evidentes. La primera es que hay una aceleración en curso, pues tras un comienzo muy mediocre, tuvo lugar una notoria mejoría.

La segunda es que vientos en contra como el recorte forzado de los gastos federales o el cierre temporal del gobierno, ante la imposibilidad de que el Senado y la Cámara se pusieran de acuerdo sobre el presupuesto a comienzos de octubre, tuvieron un efecto limitado. En contraste, tanto los bolsillos de los consumidores, como los planes de inversión de las empresas mostraron un renovado vigor.

Tales realidades alimentan el optimismo para los meses que vienen. Es posible que ante la disminución de las tensiones políticas y la mejora en la confianza, el comportamiento de la economía siga mejorando.

La gran incógnita, sin embargo, tiene que ver con el comportamiento del empleo. Es verdad que la tasa de desocupación ha caído hasta 6,7 por ciento, pero buena parte de esa reducción tiene que ver con que una parte de la población se cansó de buscar trabajo. Y solo hasta que ese factor se corrija, se podrá decir que la recuperación tiene base firme.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado