Brújula/ Después de la tempestad

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
enero 29 de 2014
2014-01-29 12:12 a.m.

El respiro que tuvieron ayer los mercados en las más diversas plazas, tras varias jornadas sucesivas de retrocesos, le permitió a los analistas un respiro para evaluar la posibilidad de que la difícil situación que enfrentan varios mercados emergentes se convierta en un contagio generalizado. Al respecto, el mensaje de los expertos es que hay que mantener la calma.

La razón es que, por ahora, los problemas son claramente identificables. Uno es el de Argentina, atado a una disminución de sus reservas internacionales. La nación suramericana fue obligada a un ajuste que muy posiblemente va a ser el primero de muchos, pero cuyos efectos deberían tener un impacto relativamente menor en la región.

Otro caso complejo es el de Turquía, que venía creciendo bien, aunque con una inflación alta. No obstante, los problemas políticos del Gobierno en ejercicio, asociados a escándalos de corrupción, han hecho urgente la solución de algunos desequilibrios. El primero fue atendido ayer por el banco central que decidió elevar la tasa de interés, lo cual le quitó presión a la lira.

También en Ucrania, en donde la tensión debería bajar tras la renuncia del Primer Ministro, o en Suráfrica, golpeada por una sucesión de anuncios de huelga, los líos tienen un elemento local. Mientras eso sucede, un número importante de países emergentes, tiene un buen margen de maniobra para enfrentar el temporal.

Al mismo tiempo, el mundo en desarrollo continúa por una senda de mejoramiento que no se ve amenazada. En la medida en que el crecimiento de Estados Unidos se acelere y el de Europa sea positivo, la economía mundial será más saludable. Debido a ello, todavía los problemas se consideran aislados y eso explica el regreso de la calma.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado