Brújula/ Dos caras de la moneda

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
junio 24 de 2015
2015-06-24 03:38 a.m.

La notoria caída del 18 por ciento que experimentaron las importaciones colombianas en abril, llamó la atención de los analistas. Y es que es la primera vez, desde cuando el peso empezó a devaluarse, que las compras externas del país sufrieron un ajuste tan fuerte.

A diferencia de otras oportunidades, en esta el bajón fue generalizado. Tanto la adquisición de combustibles, como de alimentos y manufacturas, experimentaron descensos parecidos.

Aunque una reducción era previsible cuando se tiene en cuenta el nivel del dólar –que impacta la demanda– y los menores precios de los carburantes o de insumos que se traen de afuera –que bajan la factura–, hay un punto que genera preguntas. Este es el relacionado con las importaciones de bienes de capital o intermedios, que a su vez reflejan las expectativas de los empresarios.

Por ejemplo, compras reducidas de maquinaria indicarían que el clima para la inversión se ha empeorado. Y aunque todavía no hay evidencias de que esa sea la tendencia en todos los ramos, en más de uno comienzan a encenderse luces de color amarillo.

La otra cara de la moneda es que el déficit comercial del país se incrementó en abril, pero a un ritmo mucho menor que en los meses anteriores. En cifras concretas, de un saldo en rojo de 891 millones de dólares en el 2014, se pasó a uno de 1.039 millones, actualmente.

Debido a esa situación, el déficit para todo el año puede llegar a ser inferior a lo que planteaban los escenarios más pesimistas. El acumulado del 2015 va en 5.060 millones de dólares, pero podría cerrar más cerca de los 10.000 que de los 15.000 millones, dependiendo de lo que pase en el segundo semestre.

Y aunque eso es bueno, no lo es tanto que sea a costa de posponer proyectos o planes de ensanche.

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado