Brújula/ Efectos colaterales

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 14 de 2015
2015-08-14 11:51 a.m.

Que toda situación, por mala que sea, es susceptible de empeorar, es un adagio que volvió a comprobarse este jueves en el mercado del petróleo. Y es que el daño sorpresivo en una refinería que es propiedad de la multinacional BP en Estados Unidos, causó un verdadero remezón en las cotizaciones.

El motivo es que la planta consume 240.000 barriles diarios, que no es una cantidad menor. Ahora que la unidad tendrá que ser sometida a reparaciones, que podrían tardar meses, ello implica que la oferta de crudo, al menos en Norteamérica, se verá incrementada en esa proporción.

Debido a esta realidad, el valor del barril de la variedad WTI experimentó un bajón superior al 3 por ciento, ubicándose por debajo de los 42 dólares. Semejante nivel no se veía desde comienzos de marzo del 2009, cuando estalló la crisis financiera internacional.

Ante lo sucedido, las reacciones no se hicieron esperar. Las acciones de las compañías petroleras descendieron, mientras que los analistas volvieron a revisar sus proyecciones, pues quienes aseguraban que un nivel de 70 dólares por barril era probable al final de este año, han cambiado de postura.

No obstante, la discusión es si el mercado se va a comportar de forma de ‘U’ o de ‘V’. Bajo el primer escenario, tras la descolgada pasaría un tiempo antes de una reactivación. Bajo el segundo, la recuperación llegaría poco después de tocar fondo.

Nadie sabe la respuesta a la incógnita, pero el mensaje para los productores –tanto empresas como países– es que la carrera de resistencia sigue y que lo que vale es la capacidad de aguante. En el entretanto, hay efectos colaterales, como se vio en el mercado cambiario colombiano, después de que el dólar se acercó aún más a su récord histórico.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado