Brújula/ Un ejemplo de evolución

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
octubre 01 de 2015
2015-10-01 01:39 a.m.

Desde hace ya varios años, Colombia es una de las escalas obligadas para los presidentes de las principales compañías del mundo, cuando realizan giras por América Latina. Así volvió a confirmarse este miércoles, cuando Satya Nadella, cabeza de Microsoft, cumplió una apretada agenda en Bogotá.

En sus intervenciones, el ejecutivo, nacido en India, dejó en claro que el conglomerado que encabeza ha evolucionado profundamente, desde la época en que su fundador –Bill Gates– la llevó a lugares de preponderancia, por cuenta de la revolución informática. No solo la composición de los ingresos del grupo es diferente, sino que su aproximación ante los retos muestra una extraordinaria capacidad de reinventarse.

No faltará quien afirme que no podía ser de otra manera. Al fin de cuentas, el giro dado por la tecnología solo puede calificarse de vertiginoso, por lo cual los parámetros que eran válidos hace 15 años, ya no lo son.

Un par de ejemplos resumen ese planteamiento. Al comenzar el presente siglo, el concepto de la nube existía en la mente de unos pocos, mientras que fenómenos como las redes sociales apenas empezaban a insinuarse. Quién habría pensado en ese entonces, que Windows habría de distribuirse de manera gratuita, al igual que Office, en ciertas plataformas como los móviles.

Ante la irrupción del cambio, la opción era negarlo o liderarlo. Microsoft escogió lo segundo, y el reto está en manos de este ingeniero de modales suaves, cuya personalidad contrasta radicalmente con la de Gates, o quien le sucedió, Steve Ballmer. Nadella, además, viene del tercer mundo y su caso personal demuestra que en el planeta de hoy las barreras de entrada que existían no operan. Ni siquiera para llegar a uno de los cargos más importantes que hay.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado