Brújula / ¿Un espacio que se abre?

La publicación de las minutas de lo conversado durante la más reciente reunión de la junta directiva del Banco de la República trajo –para quienes acostumbran a leer entre líneas– una sorpresa.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 15 de 2013
2013-12-15 12:56 a.m.

Esta consistió en la posibilidad de que el Emisor recorte la tasa de interés que les cobra a los intermediarios financieros por darles liquidez temporal y que se encuentra en el 3,25 por ciento anual.

Semejante postura contrasta con lo que venían pensando la mayoría de los analistas, para quienes todo apunta a la estabilidad hasta bien entrado el 2014, dado que hay pocas luces amarillas en este tablero de control.

No obstante, la llamativa caída que ha tenido la inflación –que se encuentra en su nivel más bajo de la historia– abriría, en principio, el espacio para otra reducción.

Uno de los planteamientos en favor de un descenso tiene que ver con que el alza en el Índice de Precios al Consumidor se encuentra por debajo del rango mínimo establecido por la entidad.

Como a medida que pasa el tiempo dicha situación se ha prolongado, no faltan quienes señalan que si es válido aplicar los frenos cuando la carestía se dispara, también conviene dejar la rienda suelta cuando esta avanza a paso lento.

En el transcurso del debate al interior de la junta se presentaron puntos divergentes.

Al final se aceptó que el escenario de una reducción en los intereses sería posible si se cumplen al menos dos condiciones.

La primera es que el crecimiento de la economía resulte ser inferior a lo que el propio Banco calcula.

Si la tasa observada se ubica por debajo del 4 por ciento, sería justificable un nuevo estímulo, con el fin de que la actividad productiva gane un poco de velocidad.

El segundo punto es que las expectativas de inflación, sobre la cual hacen diversos cálculos los inversionistas institucionales y los observadores, muestren una caída importante. Sin embargo, eso no ha sucedido, pues la postura predominante entre quienes estudian el tema es que el bache observado recientemente es temporal y no permanente.

Por cuenta de ambas circunstancias, es dudoso que el curso definido tenga una modificación.

En tal sentido, todo apunta a que las cosas van a seguir como están, sin desconocer que un futuro puede haber espacio para correcciones en la medida en que ciertos indicadores tomen un rumbo inesperado.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado