Brújula / La euforia duró poco

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 13 de 2011
2011-12-13 05:53 a.m.

 

El viernes pasado, tras la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de los 27 países que componen la Unión Europea, el clima era de optimismo.

A pesar de la disidencia de Gran Bretaña, que decidió hacer rancho aparte, la lectura fue que el bloque comunitario había salido fortalecido, después de comprometerse a adoptar estrictos parámetros en materia fiscal y presupuestaria.

No obstante, el entusiasmo desapareció en forma paulatina durante el fin de semana. Así quedó demostrado ayer, cuando retornaron los números en rojo a los mercados del Viejo Continente.

La razón de ese cambio en el viento tuvo que ver con el anuncio hecho por la agencia calificadora de riesgo Moody’s, en el sentido de que se encuentra en proceso de revisar las notas que tienen los títulos de deuda de las economías de la zona.

Tal como están las cosas, todo apunta a un desmejoramiento generalizado, incluyendo la posibilidad de que Francia pierda su estatus de deudor ‘Triple A’, lo cual le podría traer líos a la nación gala.

Esa perspectiva vuelve a dejar en claro que los europeos necesitan estrategias tanto para lo urgente como lo importante.

Sin desconocer que la estabilidad de las cuentas públicas es fundamental en el mediano y largo plazo, lo que se requiere por ahora es un mecanismo para sostener a la economía griega y permitir que Italia y España puedan refinanciar los títulos que se les vencen en los próximos meses.

En caso contrario, vendrán más jornadas de gran volatilidad, mientras los márgenes de riesgo suben.

Dicha posibilidad exige que los apoyos esbozados, tanto de la Unión Europea como del Fondo Monetario Internacional, se concreten pronto. Se ve la luz al final del túnel, pero hay que poder atravesarlo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado