Brújula / Evolución positiva

El tamaño de la economía colombiana y la manera en que esta se compara con las demás naciones de la región y del mundo, ha sido objeto de interés, si se tiene en cuenta la evolución positiva de los últimos años.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
mayo 05 de 2014
2014-05-05 12:44 a.m.

Al fin de cuentas, el crecimiento del país ha sido ininterrumpido en lo que va del siglo, mientras en otras latitudes no ha sucedido lo mismo.

Según datos del Fondo Monetario Internacional, dados a conocer a comienzos de abril, el Producto Interno Bruto de Colombia –medido en términos nominales– ascendió a 381.822 millones de dólares el año pasado, lo que nos deja en el puesto 30, en el planeta. Bajo esos parámetros, nos encontramos por debajo de Tailandia y por encima de Venezuela, a la que no habíamos superado en otros periodos.

No obstante, si se incorpora el concepto de paridad de compra que reconoce las diferencias en el poder adquisitivo que varían de un lugar a otro, la suma de los bienes y servicios generados sube a 527.600 millones de dólares.

Por cuenta de ese ajuste, alcanzamos el lugar número 28 a nivel global, ubicándonos entre Egipto y Malasia.

Aunque hay una indudable mejoría, es bueno tener en cuenta que Argentina –con la cual, en teoría, estaríamos disputando el tercer lugar en América Latina-–se encuentra holgadamente por encima.

Para el FMI, el tamaño de la economía austral es de 778.000 millones de dólares, lo que la ubica en la posición 22 en el ranking global.

El hecho de ser cuartos a nivel regional es confirmado por otras fuentes, como el trabajo que recién acaba de ver la luz, elaborado por el Banco Mundial y que tiene como título ‘Paridades de poder adquisitivo y gastos reales en las economías del mundo’.

A pesar de que las cifras que se toman como base del análisis son las del 2011, el balance es parecido a los otros.

Esto quiere decir que en ese momento éramos 31 en el escalafón internacional, por encima de los venezolanos y presumiblemente por debajo de los argentinos, que no fueron incluidos en el ejercicio realizado, dadas las dudas sobre la calidad de sus estadísticas.

Más allá de los datos puntuales, los expertos señalan que no se pueden olvidar las tendencias. Estas muestran que venimos en una senda de mejoría que es incuestionable, mientras otros han perdido vigor. Y si esas circunstancias se mantienen, alcanzaremos puestos más elevados en cualquier lista que se haga.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado