Brújula / Una feliz coincidencia

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
agosto 01 de 2012
2012-08-01 01:53 a.m.

Por cuestiones de agenda, ayer le correspondía al Ministerio del Trabajo –que nació de la escisión del de Protección Social– hacer su informe sobre la marcha de los asuntos que supervisa esa cartera en la primera mitad del actual Gobierno.

Dicho encuentro tuvo lugar en Pereira, y coincidió con un nuevo reporte hecho por el Dane sobre la realidad del empleo en Colombia.

Según la entidad, la tasa de desempleo en Colombia bajó hasta el 10 por ciento en junio pasado, casi un punto porcentual menos en comparación con igual mes del 2011.

Al mismo tiempo, en las 13 áreas metropolitanas principales dicho indicador también descendió al pasar del 11,8 al 11,3 por ciento en el periodo mencionado.

Tales cifras son las menores para cualquier junio en lo que va del siglo.

Bajo ese parámetro, la situación laboral del país no ha hecho más que mejorar, a pesar de que soplan vientos en contra en la economía mundial.

Como si lo anterior fuera poco, la tasa global de participación –que mide qué porcentaje de la población de más de 12 años de edad desea trabajar– ha venido aumentando.

De tal manera, la generación de nuevas plazas no solo ha servido para absorber el crecimiento vegetativo de la ciudadanía, sino la llegada de más gente al mercado laboral.

A pesar de que las comparaciones son odiosas, dicha situación contrasta con lo que sucede en Europa, en donde el desempleo se encuentra por encima del 11 por ciento, como resultado de la profunda crisis que azota al Viejo Continente.

Pero la felicidad no es total.

El motivo es que la informalidad va al alza, como lo muestran los datos del subempleo. Por consiguiente, es bueno que haya más de 21 millones de colombianos trabajando, pero es malo que no lo hagan en el puesto que se merecen.

ricavi@portafolio.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado