Brújula/ Un gigante en problemas

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
junio 02 de 2015
2015-06-02 03:40 a.m.

Cuando se habla del pobre desempeño que tendrá la economía latinoamericana en el 2015 –con un crecimiento inferior al 1 por ciento–, hay tres culpables principales: Argentina, Venezuela y Brasil. Estas naciones verán una caída en su Producto Interno Bruto, según las proyecciones más recientes del Fondo Monetario Internacional.

Con respecto a las dos primeras, no hay muchas sorpresas. La combinación de malas políticas, junto con la baja en los precios de los bienes primarios y una crisis de gobernabilidad en Buenos Aires y Caracas, han afectado tanto el consumo como la inversión privada.

No faltará quien diga que a los brasileños les pasa algo similar. Las conocidas ineficiencias del país más grande de la región siguen presentes, pero es sobre todo la debilidad de la administración de Dilma Rousseff, la que emerge como el factor más inquietante.

Por tal razón, los observadores tomaron nota del dato que se dio a conocer la semana pasada. De acuerdo con las cuentas oficiales, el PIB de Brasil tuvo una contracción del 0,2 por ciento en el primer trimestre, una cifra menos mala de la que se esperaba.

Aun así, el bajón con respecto a igual periodo del año pasado llegó a 1,6 por ciento. La causa principal fue el descenso en el consumo privado, mientras que la inversión también se redujo y completa casi un bienio de números en rojo.

De lo poco que se salva son las exportaciones. La fuerte devaluación del real permitió que las ventas externas subieran cerca de 6 por ciento.

Aun así, la foto es muy gris. Nadie espera que las cosas mejoren pronto y falta que un ambicioso paquete de reformas sea aprobado en el Congreso. Además, los frenos aplicados para bajar la inflación tienen a la economía más grande del área quieta hasta nuevo aviso.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado