Brújula/ Un gran agujero

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
abril 24 de 2015
2015-04-24 03:21 a.m.

Cuando el Dane anunció que el déficit en la balanza comercial de Colombia, durante el primer bimestre del 2015, había pulverizado todos los récord existentes, más de un analista esperó que el mercado cambiario reflejara la preocupación que comparten muchos economistas. Pero no fue así, pues la tasa representativa bajó 17 pesos.

No obstante, eso no disimula el que puede llegar a convertirse en un problema inmenso. La razón es que el saldo en rojo del intercambio de bienes del país con el exterior saltó 867 por ciento con respecto al mismo lapso del año previo y alcanzó los 3.037 millones de dólares al cierre de febrero.

El problema es muy sencillo. Mientras las exportaciones se han desplomado en una tercera parte, como consecuencia de la baja en los precios del petróleo y otros bienes primarios, las compras apenas se han reducido en algo menos de 4 por ciento. Tal parece que la devaluación no se ha sentido en el apetito por artículos foráneos, sean manufacturas o alimentos.

El lío es que el desfase anotado empeora el agujero que existe en lo que se conoce como la cuenta corriente. Sin entrar en honduras, un faltante que equivalga al 3 por ciento del Producto Interno Bruto es considerado como manejable, pero el año pasado este fue superior al 5 por ciento, ante lo cual hubo que encender las luces amarillas.

Y ahora todo apunta a que la cifra del 2015 será peor. Si siguen llegando capitales al país, la situación no será grave, pero si alguien suena la alarma y los miles de millones de dólares que han arribado, sobre todo para compra de bonos de deuda pública, empiezan a salir comenzaría un círculo vicioso y el valor del dólar llegaría a la estratosfera. En lugar de un ajuste gradual, habría uno súbito y eso no le convendría a nadie.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado