Brújula/ El grano es el asunto

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 03 de 2014
2014-12-03 01:56 a.m.

No es menor la expectativa que ha despertado la edición 80 del Congreso Cafetero, que comienza sesiones en Bogotá. La razón no tiene que ver con el número de encuentros, sino con las circunstancias que rodean la que será una cumbre diferente a las demás.

Y es que después de un proceso electoral interno que tuvo una notable participación, se produjo una importante renovación en los cuadros de los comités departamentales. De los 90 delegados que llegan a la cita gremial, 22 vienen de Dignidad Cafetera, el movimiento que logró movilizar a miles de campesinos a comienzos del 2013.

Aparte de esa nueva realidad, la reunión tiene lugar después de que se haya concretado un fuerte aumento en la producción interna, cuyo ritmo supera los 12 millones de sacos anuales. Ese hecho se combina con un precio que está por encima de los 800.000 pesos por carga, con lo cual el ingreso anual para los cultivadores será el más alto en más de un lustro.

Lo anterior, sin embargo, no quiere decir que la dinámica de los debates vaya a ser fácil. A nivel de la Federación los recién llegados tratarán de hacer sentir su influencia, mientras que con el Gobierno quedan varios cabos por atar.

Sin duda, el más complejo tiene que ver con el destino de los recursos sobrantes del PIC, el subsidio al precio interno que solo se ha utilizado en una mínima parte por el cambio en las condiciones del mercado y el alza en la tasa de cambio. Para los cafeteros, lo ideal es que tales fondos se destinaran para la actividad en una u otra forma.

El problema es que ahorrarse una suma que podría ser de 750.000 millones de pesos le ayudaría mucho a las finanzas públicas y más en las condiciones actuales. Falta ver si en la decisión Santos usa lo que le dice el corazón o la cabeza.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado