Brújula/ Hablemos el lunes

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 02 de 2015
2015-07-02 01:26 a.m.

Mientras el reloj sigue corriendo y se acerca la fecha del domingo, en la que el pueblo de Grecia decidirá si acepta o rechaza el paquete propuesto por Europa para darle una mano a la nación helénica, el gobierno de Alexis Tsipras envía todavía señales cruzadas.

Este miércoles, sin ir más lejos, el mandatario remitió una carta a Bruselas en la que aceptaba prácticamente todas las condiciones que rechazó el viernes pasado. La respuesta no se demoró en llegar y mostró el hastío que existe en el bloque comunitario frente a Atenas: “tomaremos nota del resultado de la consulta”, señaló el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem.

Semejante actitud es entendible. Mientras el primer ministro del país vecino al Mediterráneo hace gestos conciliatorios, adelanta una decidida campaña por el ‘no’. Para sus detractores, hay una falta de coherencia inmensa, ya que pide rechazar un plan que se mostró dispuesto a aceptar.

Por lo tanto, es mejor esperar al lunes, con el fin de analizar lo que dice la ciudadanía. Si esta decide tomarse la amarga píldora que ofrece la Unión Europea, la actitud será una, pues, posiblemente, habría repercusiones políticas, incluyendo la renuncia de Tsipras.

En cambio, si el veredicto es de rechazo, se comenzaría a transitar un camino lleno de incertidumbre, que, probablemente, llevaría a prolongar el feriado bancario e imponer un ‘corralito’. El retorno a la dracma en reemplazo del euro sería casi inevitable, sobre todo si las instituciones de crédito locales ya no van a tener acceso a las líneas que les han permitido mantenerse a flote.

Sea cual sea el resultado, la aspiración de propios y extraños es que el panorama se aclare. Porque este tema se ha convertido en una migraña crónica que Europa necesita dejar atrás.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado