Brújula/No hay que perder la fe

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 25 de 2013
2013-09-25 02:46 a.m.

Desde hace tiempo es una verdad sabida que ningún país del mundo –rico o pobre, grande o pequeño– se encuentra a salvo del azote del terrorismo. Así lo acaba de comprobar, en carne propia, Kenia, que llora el cruento ataque a un centro comercial de Nairobi, con un saldo de más de 60 muertos.

La acción, perpetrada por un grupo extremista relativamente desconocido hasta la semana pasada, sacudió a una de las naciones más estables de África, la misma que alberga una sede de las Naciones Unidas y ha recibido cuantiosos recursos provenientes de inversionistas extranjeros. Ahora, más de uno se pregunta si las esperanzas que hay en las posibilidades del continente negro estaban justificadas o no.

En respuesta, los conocedores afirman que no hay que perder la fe. Es cierto que en varias naciones del área persisten los problemas y en la parte norte del territorio africano los retoños que se esperaban de la primavera árabe no han florecido.

Pero aun así, la evolución de los 1.300 millones de personas que habitan en la que tradicionalmente fue considerada una de las zonas más pobres del mundo ha sido favorable. Tanto el ingreso por habitante, como la lucha contra la pobreza registran un tránsito alentador.

Adicionalmente, la calidad de los gobiernos parece ir al alza en varios países, lo cual ha creado una especie de círculo virtuoso que debería extenderse a otras naciones. Kenia es uno de los casos de mostrar y no vale la pena desconocer sus avances, por cuenta de un hecho doloroso, que ojalá pueda calificarse como aislado.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado