Brújula/ ¿Es hora de apretar tuercas?

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 13 de 2015
2015-09-13 10:50 p.m.

El momento de la verdad ha llegado. Esa frase de cajón sirve para describir el sentimiento que invade a los principales mercados de valores del mundo, que miran con una creciente expectativa la reunión que sostendrá esta semana un comité adscrito al Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El plato fuerte en la agenda es una eventual alza en las tasas de interés que la entidad les cobra a los intermediarios financieros por darles liquidez temporal. El costo de esos fondos está en un rango que oscila entre cero y un cuarto de punto porcentual al año, el nivel más bajo de la historia.

Semejante nivel fue definido a finales del 2008, cuando el mundo se exponía a una verdadera debacle por cuenta del estallido de la burbuja inmobiliaria en Norteamérica. Con el fin de darle una mano al sector bancario y abaratar el costo de los créditos, tanto de consumo como hipotecarios, se disminuyó el costo del dinero a su mínima expresión.

La estrategia, combinada con una política de inyectarle liquidez al sistema, acabó funcionando. Más allá de sus altibajos, la economía estadounidense se encuentra en una situación satisfactoria, como lo muestra un crecimiento del 3,7 por ciento en el segundo trimestre del 2015, y un desempleo que apenas supera el 5 por ciento.

No obstante, desde hace rato varios analistas vienen sosteniendo que es hora de normalizar las cosas. Sin entrar en honduras técnicas, el argumento es que intereses tan bajos ocasionan desequilibrios y excesos que a la larga no serán tan buenos. Estos se notan, por ejemplo, en precios relativamente altos de las acciones, pues como el rendimiento de ciertos activos es muy bajo, el dinero se coloca en donde pueda rendir ligeramente más.

El problema es que, así como les ocurre a ciertos enfermos, el mundo se acostumbró a los intereses baratos. Y como la inflación en las naciones industrializadas se ha mantenido en un punto muy bajo, tampoco es evidente la necesidad de apretar las tuercas.

Aun así, propios y extraños aceptan que la realidad vigente no es la normal. Dado el buen comportamiento del PIB estadounidense, parecería justificada cierta alza en los intereses. El lío es que esta afectaría el comportamiento de las bolsas y las tasas de cambio en todo el planeta, y podría hacerle más daño que bien a la economía global. Por eso, el dilema que tiene la Reserva Federal esta semana no es fácil de resolver.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado