Brújula/ El invierno en Rusia

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
diciembre 17 de 2014
2014-12-17 12:33 a.m.

Cuando hace unos meses las potencias occidentales decidieron castigar a Rusia por cuenta de sus pretensiones expansionistas en Ucrania, nadie pensaba que la caída en los precios del petróleo fuera tan estrepitosa como la que se ha visto en días recientes. Por cuenta de ambas circunstancias, el desplome del rublo ha superado el 100 por ciento en cuestión de semanas, generando un sismo cuyas réplicas se sienten en las economías emergentes.

Para contener la avalancha, el banco central en Moscú sorprendió a los mercados al elevar su tasa de interés hasta el 17 por ciento anual. Semejante incremento no sirvió para apaciguar la situación y pudo acabar siendo contraproducente, pues se vio como una reacción desesperada.

El problema, además, es que los platos rotos los acabarán pagando los ciudadanos de a pie. Según los analistas, el costo de los créditos, ya sea de consumo o vivienda, deberían dispararse, haciendo más angustiosa la situación de una economía que apunta a contraerse en cerca del 1 por ciento, sin tener en cuenta el ajuste reciente.

Curiosamente, el empeoramiento de las circunstancias no necesariamente implica que la suerte de Vladimir Putin esté echada. El motivo es que el Kremlin ha jugado hábilmente la carta del nacionalismo, por lo cual es capaz de convencer al pueblo ruso de que tiene que unirse ante el que podría describirse como un ataque inspirado por Washington y sus aliados.

Y mientras la tensión en ese frente continúa, los inversionistas empiezan a buscar refugio en activos más seguros. Ello explica, en parte, la senda alcista que mantiene el dólar frente al peso colombiano, resultado no solo del derrumbe en los precios del petróleo, sino de un nerviosismo que va al alza.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado