Brújula / En ningún lado escampa

Hasta mediados de enero pasado había dos realidades diferenciables en los mercados de valores en el mundo.

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 04 de 2014
2014-02-04 04:11 a.m.

Una era la de las economías emergentes, caracterizadas por las cotizaciones a la baja, en la medida en que las perspectivas sobre las naciones en desarrollo empezaban a oscurecerse.

Otra, la de los países industrializados, en donde los índices llegaban a nuevos máximos, alentados por la percepción de que los buenos tiempos estaban de vuelta.

Sin embargo, tras una sucesión de malas noticias, ya no hay mucha diferencia. Sesión tras sesión, los números en rojo se acumulan, generando expresiones de inquietud en los inversionistas.

Ayer, sin ir más lejos, Wall Street tuvo su peor desempeño en lo que va del 2014, con una baja del 2,3 por ciento en el índice S&P 500.

Desde el primero de enero el retroceso ha sido del 5,7 por ciento, pero este realmente empezó hace dos semanas cuando el viento cambió súbitamente de dirección.

Una situación similar se ha vivido en las plazas europeas.

Para algunos analistas, la explicación más sencilla es que en cierto momento hubo un ‘exceso’ de optimismo sobre la reactivación, sin que este se haya visto en los resultados empresariales.

Es verdad que en comparación con los niveles de hace un año todavía hay una ganancia neta, pero una parte ha desaparecido recientemente.

A su vez, las bolsas emergentes no levantan cabeza.

Ayer el índice brasileño Bovespa -uno de los más representativos- tuvo un bajón superior al 3 por ciento y acumula un descenso de más del 10 por ciento hasta la fecha.

En lo que hace a Colombia, la evolución es parecida aunque menos extrema, mientras México se puede dar por bien servido, con una disminución del 4,3 por ciento que al menos confirma que la corriente en contra no es igual de fuerte para todos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado