Brújula/De lo macro a lo micro

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 10 de 2014
2014-08-10 05:42 p.m.

Son conocidos los elogios y distinciones que ha recibido la economía colombiana en las semanas más recientes. En medio de una región que este año tendría una tasa de crecimiento promedio de apenas el 2 por ciento, el país se destaca como el tercero de mayor ritmo, con una proyección de 5 por ciento.

Como si eso fuera poco, otros agregados muestran un parte positivo. La inflación se encuentra bajo control, muy cerca del 3 por ciento anual, el punto medio del rango fijado como meta por el Banco de la República. A su vez las tasas de interés se mantienen en niveles moderados y tanto las cifras fiscales como las relacionadas con la deuda pública dejan en claro que no hay grandes motivos de alarma.

Y en lo que hace a los indicadores de empleo, el balance es todavía positivo. Es cierto que en la medición de junio los resultados no fueron los mejores, pero aun así la desocupación está cómodamente en un solo dígito y debería continuar en ese vecindario a lo largo del presente semestre.

Sin embargo, falta ver si la gente califica su realidad en términos que lleven a pensar que las cifras macroeconómicas se sienten sobre su calidad de vida. Por eso es útil mirar la percepción que tienen los colombianos sobre su situación económica, de acuerdo con el Pulso País, un trabajo que realiza la firma Datexco y cuya decimoquinta edición viene de aparecer.

De acuerdo con el sondeo, 39 por ciento de los encuestados considera que la situación suya y la de su familia tiende a estar igual de bien, mientras que 28 por ciento sostiene que va a mejorar. En contraste, 16 por ciento dice que tiende a empeorar y otra proporción similar responde que todo apunta a que esté igual. En resumen, dos de cada tres interrogados es optimista sobre lo que le sucede en su ámbito personal y mira el futuro positivamente.

En contraste, la manera de describir a Colombia es más oscura. De tal manera, 49 por ciento piensa que las cosas van por buen camino, mientras que 42 por ciento considera que no. Una de las razones es la seguridad, que el 84 por ciento describe como igual o peor.

Todo lo anterior sugiere que si se observa la realidad a través del prisma del bolsillo, la mirada es mejor que cuando se incluyen otros elementos en la ecuación. Y que si bien no se puede descuidar el frente económico, es mayor el terreno por recorrer en los demás.

Ricardo Ávila
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado