Brújula/Maneras de avanzar

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
octubre 20 de 2013
2013-10-20 08:54 p.m.

Puede sonar injusto, pero tal vez el aporte más importante que dejó la Cumbre Iberoamericana que tuvo lugar en Panamá durante el fin de semana pasado, fue el reporte sobre las perspectivas económicas de América Latina, que fue dado a conocer en el marco del evento. El informe en cuestión contó con la participación de tres entidades clave: la Ocde, la Cepal y la Caf, y su análisis es particularmente agudo.

Según este, hay vientos en contra que van a afectar el desempeño de la región. Tanto la desalentadora situación de Europa, como la ralentización de China y la incertidumbre con respecto a la política monetaria de Estados Unidos, se confabulan en favor de un frenazo.

Ante esa realidad, es necesario cambiar la manera de hacer las cosas, sostienen las instituciones mencionadas. Ello implica aumentar la competitividad de los diferentes países, con el fin de diversificar, de forma más decidida, la base productiva.

Especial atención merece la logística, cuyas falencias actuales se traducen en altos costos. Adicionalmente, es indispensable un mayor énfasis en la innovación, orientado a avanzar en la cadena de valor, hacia actividades con altos niveles de valor agregado.

De lo contrario, esta parte del mundo seguirá relativamente estancada entre el concierto mundial. Hoy en día, el Producto Interno Bruto latinoamericano equivale a un 9 por ciento del global, una proporción similar a la de hace cuatro décadas. En contraste, Asia ha más que duplicado su participación en el mismo lapso.

Un elemento crucial en la lista de cosas por hacer es el desarrollo de la infraestructura de transporte que no solo comprende carreteras decentes, sino también ferrocarriles, puertos y aeropuertos adecuados. Con el fin de cerrar la brecha, la recomendación es invertir algo más del 5 por ciento del PIB regional, duplicando lo visto hasta ahora.

No menos importante es el objetivo de combatir la desindustrialización, lo cual implica hacer un análisis de ventajas comparativas y la determinación de romper cuellos de botella puntuales. Uno de los caminos propuestos consiste en profundizar la integración regional –que es baja en comparación con otras latitudes–, aprovechando los grados de especialización que se encuentran en diversos países.

Pero el mensaje de fondo es que hay un camino. Y solo si este se recorre será posible avanzar en el progreso regional.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado