Brújula/La marcha del líder

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 15 de 2014
2014-03-15 09:43 p.m.

Es cierto que la foto revelada el viernes refleja lo ocurrido durante el último trimestre del 2013, pero así en este caso también se aplique aquel dicho que reza que ‘lo pasado, pasado’, la verdad es que los analistas estaban pendientes del reporte sobre los desembolsos reales efectuados para la construcción de obras civiles hecho por el Dane. La razón es que el informe era la pieza del rompecabezas que faltaba para calcular el desempeño de la economía colombiana el año pasado.

Y no se trata de una ficha más, sino de un componente fundamental en el comportamiento del sector más dinámico, entre los que determinan la evolución del Producto Interno Bruto: el de la construcción. El mencionado capítulo incluye tanto lo que se hace en infraestructura, como lo que atañe a las edificaciones, una categoría aparte que comprende a la vivienda y otros destinos como oficinas, centros comerciales, bodegas, hoteles y hospitales.

De tal manera, se trata de dos motores que impulsan un mismo avión y gracias a los cuales la nave ha ido ganando velocidad y altura. Por cuenta de la evolución del ramo, el país ha podido expandirse a un ritmo cercano al 4 por ciento anual.

En el caso concreto de las obras civiles, el incremento registrado en el 2013 fue del 10,2 por ciento, pero con una aceleración en el segundo semestre. De hecho, entre octubre y diciembre el alza llegó al 14 por ciento, que es una cifra destacable.

El motivo de semejante ganancia fue la dinámica de varias áreas, entre las que sobresale el grupo de carreteras, calles, caminos, puentes, pasos elevados y construcciones subterráneas, cuyo ascenso fue del 25,6 por ciento. Lo anterior quiere decir que el ambicioso programa de desarrollo vial que impulsa el Gobierno por fin empieza a ganar velocidad de manera sostenida.

Al segmento mencionado hay que agregar el de vías de agua, puertos, represas, acueductos y alcantarillado, cuyo salto fue aún mayor, alcanzando el 48,4 por ciento. También en esta materia, la inversión pública fue el principal factor, influyendo positivamente sobre las cifras económicas.

Y si los planes oficiales se cumplen –por cuenta del ambicioso programa de carreteras–, el auge debería seguir. Así, la camiseta de líder que hoy tiene el sector de la construcción no debería cambiar de dueño en los años por venir.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado