Brújula/ Un margen más estrecho

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
julio 07 de 2015
2015-07-07 01:20 a.m.

No hubo caras de sorpresa después de que el Dane diera a conocer, el sábado pasado, su reporte con respecto al comportamiento de la inflación en junio. De acuerdo con la entidad, el alza en el Índice de Precios al Consumidor llegó al 0,1 por ciento, una cifra muy parecida a la de igual lapso del 2014.

Como consecuencia, el acumulado de los pasados 12 meses se mantuvo en 4,4 por ciento, superando el límite superior del rango establecido como meta por el Banco de la República. La expectativa de la entidad, expresada en varias oportunidades, es que en el semestre que acaba de comenzar ese ritmo se modere y la carestía vuelva al redil.

Esa es todavía una posibilidad, sobre todo si los alimentos –que tienen la mayor responsabilidad en el aumento reciente de la canasta familiar– comienzan a bajar. Al respecto, hay síntomas alentadores, como quedó demostrado con los descensos observados en arroz y papa, fundamentales en la dieta de los consumidores colombianos.

Sin embargo, hay otras señales que sugieren que las cosas no pueden ser tan fáciles. Para empezar, el rubro de transportes se ha comenzado a notar, tanto por los incrementos en el valor de los carros, como por los reajustes vistos en los combustibles.

Más complejo aún es el asunto de los bienes importados. Por cuenta de la devaluación del peso –cuya tasa representativa para mañana será 44 por ciento más alta que hace un año–, el costo de lo que se trae de afuera es mayor. No todo se le traslada a la gente, pero el capítulo de transables va a una velocidad que no se veía desde el 2004.

Debido a ello, la posibilidad de que el Banco le ayude a la economía con un recorte de tasas de interés se ha reducido. Y es que la inflación le ha limitado el margen de maniobra a las autoridades.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

 

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado