Brújula/Mostrándose los dientes

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 14 de 2014
2014-03-14 05:50 a.m.

No hay nada de exagerado en afirmar que las tensiones en Europa se aproximan a un punto que no se veía desde hace años. Todo por cuenta de la situación en Crimea, la provincia ucraniana que tiene programado un referendo el próximo domingo y en el que con toda seguridad sus habitantes votarán por anexarse a Rusia, dada la composición étnica en dicho territorio.

Si bien Kiev ha sostenido que el procedimiento es ilegal, la intención es crear un hecho político, tal como lo espera Moscú. Sin embargo, lo que no es evidente es cuál va a ser la actitud que adoptará Vladimir Putin, quien ha sido advertido, en todos los tonos, sobre la inconveniencia de ampliar o tomarse lo que no es suyo.

Aún así, los diferentes reportes afirman que los rusos tienen el control militar en la zona. Adicionalmente, se ha producido un traslado importante de fuerzas a la frontera, que podría ser el preámbulo de una invasión. Como si eso fuera poco, aviones de guerra también han sido movilizados, lo cual llevó a los aliados de la Otan a mover sus fichas en medio de un riesgoso juego de ajedrez con armas de verdad.

Es poco probable que todo esto desemboque en un enfrentamiento. Sin embargo, Occidente ha sido explícito al decir que no le temblará la mano en aplicar sanciones que serán dolorosas. Una de las declaraciones más fuertes fue la que hizo la canciller alemana, Angela Merkel, quien en un discurso ayer señaló que cualquier movimiento sobre Crimea “lo veríamos como una amenaza”.

El mensaje implicaría retaliaciones económicas que no serían menores. Es verdad que los europeos consumen el gas ruso, pero también lo es que el Kremlin puede pagar cara su osadía, una razón más para que ayer las principales bolsas cerraran en bajada.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado