Brújula / ¿Quién paga los platos?

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 10 de 2015
2015-08-10 04:46 a.m.

Como bien lo sabe cualquier propietario de finca raíz, un inmueble no solo vale por sus propias características, sino por la zona en el que está localizado.

Guardadas proporciones, algo así se podría decir de la economía colombiana, cuyos vecinos más relevantes están experimentando problemas serios.
Y es que las noticias provenientes de Venezuela y Ecuador, no son precisamente las mejores. El nuevo descenso en los precios del petróleo ha oscurecido las perspectivas de ambas naciones, cuya principal fuente de recursos externos son las ventas de crudo.
El caso venezolano bien se podría calificar como desesperado. Para un país que importa la mayor parte de los alimentos que consume y cuya industria se encuentra postrada, el escenario de menor liquidez se traduce en una mayor ausencia de bienes básicos.

Debido a ello, los ejemplos de saqueos en diferentes puntos del territorio bolivariano han subido de número. La impaciencia de la población ante la escasez es evidente, junto con un incremento en la represión por parte de las autoridades.
Semejante panorama tiene un componente político.

Para diciembre están convocadas las elecciones legislativas en las que debería triunfar la oposición, de acuerdo con las encuestas disponibles. No obstante, para un régimen que lucha por su supervivencia, las tentaciones a la hora de preservar el poder –a las buenas o a las malas– son grandes.
Por su parte, en Ecuador, el horizonte tampoco se ve fácil. Frente a la camisa de fuerza que significa contar con una economía dolarizada, Quito ha tratado de conseguir recursos en divisas y borrar sus desequilibrios externos de diversas maneras, que incluyen más préstamos y medidas proteccionistas.

Por ello, el déficit público ha subido significativamente y ya supera el equivalente del 6 por ciento del PIB. Además, la adopción de más cargas tributarias busca fortalecer el fisco, a pesar de las quejas de la ciudadanía, que se nota en un elevamiento de las tensiones políticas.
En ambos casos, Colombia ha pagado parte de los platos rotos. Al cierre del primer semestre del 2015, las exportaciones a Venezuela habían caído 38 por ciento, hasta 632 millones de dólares. En el caso del Ecuador, la reducción fue del 11 por ciento, a 781 millones de dólares. Y si la situación sigue empeorando, es casi seguro que en esta parte del año los despachos a los que son nuestros mercados naturales, volverán a bajar.

Ricardo Ávila Pinto

ricavi@portafolio.co

@ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado