Brújula/ El otro país del norte

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
agosto 18 de 2014
2014-08-18 10:43 p.m.

La semana pasada se cumplieron tres años de la entrada en vigencia del Tratado de Libre Comercio con Canadá, la economía número 13 del planeta, cuyos 35 millones de habitantes tienen un ingreso per cápita superior a los 43.000 dólares anuales. Aunque desconocido en general para los exportadores colombianos, el país más al norte del hemisferio planteaba oportunidades que impulsaron la suscripción del acuerdo.
El balance hasta la fecha bien podría describirse como positivo. Según un reporte del Ministerio de Comercio, no solo las cifras muestran una evolución favorable, sino que el rango de productos se ha ampliado de forma notable.
Así, entre agosto del 2011 y junio pasado, las ventas de Colombia a esa nación crecieron 13 por ciento al compararlas con el trienio inmediatamente anterior. En el primer semestre de este año, dicho incremento fue del 48 por ciento, pues la facturación alcanzó a superar los 289 millones de dólares.
El aumento ha sido importante en todas las categorías, pues tanto los bienes manufacturados como los agroindustriales y los agropecuarios muestran una mejoría. No obstante, hay que reconocer que el principal capítulo es el de combustibles, que concentra más de la mitad de lo despachado.
De hecho, si se suman los tres principales renglones -petróleo, café y flores-, se encuentra que estos concentraron el 90 por de las exportaciones a Canadá entre enero y junio pasado. Lo anterior vuelve a dejar en claro que es indispensable seguir con los esfuerzos orientados a diversificar la oferta de bienes.
En tal sentido, el Ministerio insiste en que se está haciendo la tarea. De acuerdo con la entidad, 430 empresas colombianas que no eran proveedoras antes del TLC, han logrado colocar sus productos en el mercado canadiense. Además, hay 200 tipos de artículos que han comenzado a ser enviados, desde motocicletas hasta madera en bruto.
Y claro, como el comercio es de doble vía, también este se ha reflejado en las adquisiciones. Si bien los números no lo demuestran del todo -pues entre enero y mayo del 2014 las importaciones desde Canadá cayeron 24 por ciento-, el Gobierno afirma que la canasta es más variada y comprende ya sea camperos o trigo y fríjol.
En el balance, es saldo es favorable a Colombia, pero el mensaje de fondo es que hay que persistir para profundizar una relación que, vista en el contexto del largo plazo, apenas empieza.
 

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado