Brújula / Un paro menos

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
septiembre 04 de 2013
2013-09-04 04:02 a.m.

En un país en el que varias regiones siguen semiparalizadas por cuenta de paros de distinta índole, no deja de ser significativo el acuerdo refrendado ayer entre el Gobierno y Conalminercol, el cual permitió el levantamiento del cese de actividades que habían decretado miles de mineros de diversos departamentos, desde hace más de un mes.

Especialmente importante es que el Ejecutivo no dio marcha atrás en el punto más complejo de todos: la solicitada derogación del Decreto 2235 del 2012 mediante el cual –aprovechando la normatividad de la Comunidad Andina– se permite la destrucción de la maquinaria que se utilice en explotaciones ilegales.

Dicha autorización se ha convertido en el principal flagelo de los mineros ilegales, aquellos que son dueños de retroexcavadoras, buldóceres y dragas que se tasan en centenares de millones de pesos. Sin embargo, con el argumento de que su actividad es informal, muchos de estos empresarios quisieron eliminar la norma citada.

No obstante, existe una gran distancia entre la comunidad que lleva décadas extrayendo oro de lechos fluviales y riberas, usando métodos artesanales, y los principales promotores de la protesta, algunos de ellos con nexos que se extienden a las bandas criminales y organizaciones guerrilleras.

En consecuencia, la administración se mantuvo firme y aceptó propuestas razonables, como la de mejorar los criterios a la hora de entrar a dinamitar ciertos equipos.

También es destacable la idea de apoyar a la pequeña minería para que se formalice y pueda desarrollar su labor, bajo reglas de juego claras en las que primen los criterios de sostenibilidad ambiental. Habrá que actualizar normas y seguir conversando, pero se ha dado un paso adelante.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado