Brújula/Otro paso en falso

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
noviembre 28 de 2013
2013-11-28 01:55 a.m.

La renuncia ayer del recién nombrado presidente de Coljuegos, el abogado quindiano Fabio Olmedo Palacio, quien se vio obligado a dejar el cargo tras revelarse que había omitido en su hoja de vida el haber trabajado para la empresa de alguien condenado por narcotráfico, no deja de generar cierto mal sabor entre los analistas.

El motivo es que no es la primera vez, en semanas recientes, que personas que parecían idóneas para un puesto de alto nivel en el Ejecutivo se ven obligadas a no posesionarse o a salir con más pena que gloria. Así sucedió hace poco en el Banco Agrario y el Incoder, después de que fueran cuestionadas las hojas de vida de quienes pretendían ser designados a la cabeza de tales entidades.

Aunque ninguna administración está exenta de que le quieran meter gato por liebre, la actual ha pregonado la importancia del Buen Gobierno como principio rector, tanto en las estrategias que se adopten como en la conformación del equipo de funcionarios. En tal sentido, es de esperar que los filtros que existen en la Casa de Nariño sean mucho más estrictos de lo que es usual, para evitar precisamente el escándalo y garantizar un manejo profesional de las instituciones públicas.

No obstante, pareciera que la cercanía de la época electoral ha llevado a que ciertos estándares no sean aplicados. Para nadie es un misterio que en el seno del Congreso hay quejas en contra de las escasas cuotas que han recibido las bancadas que conforman la Unidad Nacional, lo cual se contrarresta con nombramientos.

Y aunque la práctica forma parte de la manera de hacer política en el país, es deplorable el regreso a tradiciones criticables. Más aún en Cooljuegos, que fue creada después de que Etesa fuera saqueada en el pasado reciente.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado