Brújula/ Podría ser mucho peor

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
agosto 12 de 2014
2014-08-12 01:48 a.m.

El descenso del 4,1 por ciento que tuvieron las exportaciones colombianas en junio es otro eslabón más en una notoria cadena de caídas en las ventas externas del país. Tal como lo señaló el Dane ayer, estas llegaron a 27.973 millones de dólares al cierre del primer semestre, 1.314 millones menos que en igual periodo del 2013.

La explicación de lo sucedido recae en varios renglones y es atribuible a factores distintos. Por ejemplo, el fin del auge en los precios de los productos básicos influyó sobre la descolgada del 44 por ciento en el oro, que dejó de ser el tercer renglón de mayor facturación. Incluso se sintió sobre el petróleo -que es el primero en la lista- y cuya facturación retrocedió en 2,2 por ciento.

No menos sustancial es la suerte del capítulo de las manufacturas que se contrajeron en más del 12 por ciento. Así, la ilusión que despertaron los primeros despachos significativos de vehículos a México, resultó ser efímera. Por cuenta de los menores pedidos de este y otros destinos, el ramo de maquinaria y equipo de transporte cayó en 32 por ciento, mientras que el ferroníquel, lo hizo en 21 por ciento y artículos manufacturados diversos, en 13 por ciento.

En contraste, el sector bienes agropecuarios, alimentos y bebidas es el que viene sacando la cara, pues sus exportaciones han crecido casi el 8 por ciento. Aunque a primera vista podría creerse que el gran responsable es el café, también han sido fundamentales el banano, otros azúcares y el aceite de palma.

Tales elementos conforman una fotografía menos favorable que la del pasado reciente, pero en la que Colombia no queda tan desdibujada como algunos de sus vecinos. Y es que en otras partes lo sucedido con los bienes primarios ha sido notorio, por lo cual nos podemos consolar con la suerte de los demás.

ricavi@portafolio.co

Twitter: @ravilapinto


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado