Brújula/Perspectivas a la baja

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
julio 28 de 2013
2013-07-28 10:12 p.m.

Con la del pasado viernes, van cinco citas mensuales seguidas en las que la junta directiva del Banco de la República toma sus decisiones de forma unánime. En la más reciente, la determinación del Emisor fue dejar las cosas como están, lo cual quiere decir que la tasa de interés que les cobra a los intermediarios financieros por darles liquidez sigue en el mismo 3,25 por ciento anual.
Semejante proceder era esperado por los analistas. No obstante, en este caso hubo cierto espacio para sorpresas, por cuenta de los cálculos que dio a conocer la entidad con respecto al comportamiento esperado de la economía.
“El equipo técnico del Banco redujo su pronóstico de crecimiento más probable para 2013 desde 4,3 por ciento a 4, con un rango entre 3 y 4,5 por ciento”, sostiene el comunicado. Tal proyección ratifica las apuestas a la baja que han venido haciendo los observadores. No hay que olvidar que la meta inicial del Gobierno para el presente año era del 4,8 por ciento, una posibilidad que hoy en día se ve muy lejana.
Aun así, la buena noticia es que cada trimestre parece ser mejor que el anterior. En concreto, todo indica que el ritmo del Producto Interno Bruto entre abril y junio fue superior al observado entre enero y marzo, y que las cosas continuarán así en el futuro cercano. “Es de esperar que el crecimiento económico colombiano aumente a lo largo del año en la medida en que el gasto agregado reaccione a las medidas previas de política monetaria y a los programas que viene ejecutando el Gobierno Nacional”, señala el Emisor.
Las causas de ese comportamiento son varias. Desde el punto de vista de los vientos que soplan en contra, es claro que el entorno internacional no es el más favorable y que a nivel local la demanda de los hogares se ha debilitado. Igualmente, la industria actúa como un lastre, si bien sus cifras en rojo tienden a reducirse.
En cambio, la reciente mejora en los precios de los hidrocarburos, mezclada con cierto repunte en la producción de crudo, apuntan a un incremento en las exportaciones. Por el lado del crédito, las cosas se ven relativamente tranquilas, mientras que el consumo debería reaccionar positivamente a una reducción generalizada en los intereses.
Dependiendo de este factor, pero especialmente de la efectividad de la inversión pública, las velas de la economía deberían inflarse un poco más. Pero por ahora, la calma chicha continúa.
Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
Twitter: ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado