Brújula / Con el pie derecho

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
febrero 06 de 2013
2013-02-06 01:27 a.m.

Para quienes durante años se acostumbraron a hablar de la cuesta de enero, como aquel periodo en el cual la inflación comenzaba a pisar con fuerza, el Dane les tuvo una sorpresa ayer. Y es que la evolución del Índice de Precios al Consumidor durante el primer mes del 2013 fue, ante todo, moderada.
Según lo informó la entidad, la canasta familiar registró un incremento de apenas 0,3 por ciento, una cifra muy inferior al 0,73 por ciento del 2012. Si bien es cierto que la sequía afectó el debido abastecimiento de algunos alimentos, como fue el caso de la zanahoria, las legumbres frescas y las naranjas, el efecto de la falta de lluvias fue considerado manejable.

Al mismo tiempo otros grupos de gasto estuvieron dentro de las previsiones, así la educación sorprendiera con un salto del 4,6 por ciento. Por su parte, el recorte temporal en el valor del galón de la gasolina dio un alivio que, así fuera efímero, se sintió en las estadísticas.

Por cuenta de lo sucedido, el alza de la inflación en los últimos 12 meses se ubicó en apenas 2 por ciento, un dato cercano al mínimo histórico. Lo anterior quiere decir que las presiones en este frente han disminuido, algo que se debería notar en las expectativas de los especialistas que siguen de cerca un tema tan sensible, al igual que en el poder adquisitivo del colombiano medio.
No obstante, quizás lo más llamativo es que el Banco de la República tiene un amplio margen de maniobra, en caso de que los integrantes de su junta directiva deseen reducir una vez más el nivel de la tasa de interés que les cobran a los intermediarios financieros.

Si bien eso no garantiza otro recorte, queda claro que dentro de los dolores de cabeza previsibles para este año, la inflación debería estar ausente. Y esa, sin lugar a dudas, constituye una excelente noticia. 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado