Brújula/ Con el pie izquierdo

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
marzo 24 de 2015
2015-03-24 12:08 a.m.

No hay duda de que existen las explicaciones puntuales. Aun así, es imposible sorprenderse por el considerable tamaño del déficit comercial con el cual inició la economía colombiana la senda del 2015.

Y es que, tal como lo indicó el Dane el viernes pasado, tras un crecimiento cercano al 1 por ciento en el saldo de las importaciones en enero, el déficit en el intercambio ascendió a 1.798 millones de dólares. Si se tiene en cuenta que veníamos de un superávit pequeño un año atrás, la variación total fue 1.989 millones de dólares en contra.

La causa de semejante contraste fue muy sencilla. Mientras las ventas del país se desplomaron en 41 por ciento, en buena parte, debido a la descolgada de los precios del petróleo, las compras se mantuvieron en niveles similares.

Es cierto que se presentaron hechos importantes. La renovación de la flota que adelantan las diversas compañías aéreas tuvo un peso notorio. El renglón ‘otro equipo de transporte’ registró un salto del 713 por ciento y llegó a 776 millones de dólares, debido a la traída de aviones, específicamente de Estados Unidos.

No obstante, también el segmento de ‘productos agropecuarios, alimentos y bebidas’ tuvo un incremento, en este caso del 18 por ciento. Las adquisiciones de cereales, que tienen un peso elevado en las cifras, subieron 69 por ciento.

En contraste, los combustibles cayeron en 30 por ciento, presumiblemente como reflejo de las menores cotizaciones de los hidrocarburos. Todo apunta a que esta cuenta se reduzca todavía más en unos meses, cuando la refinería de Ecopetrol en Cartagena entre plenamente en operación.

Pero mientras ese momento llega, el mensaje para los analistas es claro. Colombia sigue teniendo un desfase importante en sus cuentas externas y esa circunstancia debería ocasionar efectos en otros campos como el cambiario.

Es verdad que la escalada del peso se detuvo recientemente por cuenta de los mensajes que envió el Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos con respecto a un alza en los tipos de interés, pero, dado el saldo en rojo en materia comercial, es probable que el alivio dure poco. La única manera de que retorne la calma es que el fiel de la balanza apunte de forma más decidida hacia el centro y eso es algo que, por lo menos en enero, no había pasado.

Falta ver qué ocurre en los meses siguientes. Por ahora, se puede decir que empezamos el 2015 con la izquierda.

ricavi@portafolio.co
Twitter: @ravilapinto
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado