Brújula/ A cualquier precio, no

Redacción Portafolio
Opinión
POR:
Redacción Portafolio
abril 16 de 2015
2015-04-16 01:05 a.m.

Nadie dijo que el camino sería fácil. Aun así, es indiscutible que el proceso de paz con las Farc enfrentó el miércoles una de sus crisis más serias, después del aleve atentado que integrantes de la guerrilla adelantaron en el Cauca en contra de una unidad militar, dejando como saldo luctuoso una decena de uniformados muertos.

En respuesta, el Gobierno hizo lo que le correspondía: autorizar las operaciones aéreas que habían sido suspendidas en respuesta a la tregua unilateral adoptada desde hace varios meses por el grupo subversivo. El motivo es el más obvio, pues si de cese al fuego se trataba, este quedó silenciado por el ruido de los fusiles.

Ahora, se abren varias incógnitas con respecto a la marcha de las conversaciones. La más relevante es si viene una nueva oleada de hostilidades mutuas, ante la falta de avance de los diálogos que llevan más de un semestre detenidos en el mismo punto.

No es la primera vez en la historia del país –o en la de negociaciones similares– que se presentan obstáculos difíciles de superar. Pero la verdadera duda es si las Farc desean, a través de la fuerza, hacer valer su postura con respecto a la negativa de que los jefes de la organización acepten ir a la cárcel.

Más vale que no sea así. Tal como lo ha repetido una y otra vez el propio Juan Manuel Santos, la impunidad no es una opción y lo que procede es la aceptación de los mecanismos de la justicia transicional.

En otras palabras, la opinión puede tragarse el sapo de sentencias reducidas, a cambio de poner en práctica los principios de verdad, justicia y reparación. Y eso es y será de esa manera, sin importar si hay nuevos ataques. Porque la paz –no está de más recordarlo en La Habana– no puede ser a cualquier precio.
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado